Descansa en Dios


Es tiempo de descansar en Dios y dejar que su paz te rebose.
Es por ello que hoy te invito a que te auto evalúes y pienses en todo aquello que te esta robando tu paz. Es tiempo de reconocer que te impide alcanzar tal nivel de tranquilidad en tu vida, y una vez lo reconozcas, entonces, es el momento de tomar decisiones. Y no lo dejes para mañana, porque mañana podría ser tarde.

Recuerda: Hay decisiones que tomadas a tiempo, traen consigo extraordinarias consecuencias para nuestras vidas!!

Si te sientes agobiada por los muchos problemas que invaden tu vida, situaciones tan difíciles que no sabes cómo afrontarlas para salir de ellas? ..Si pasan los días y sientes que todo sigue igual?
Si a solas lloras y esperas que un milagro se manifieste y esa dificil situacion por la cual atraviesas, simplemente desaparezca? Entonces, permíteme decirte q Pero ese milagro vendrá a ti cuando empieces en fe, a descansar en Dios, nuestro Dios de promesas, quien no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse.

Cuando descansas en Él, todo tu ser se relaja, se tranquiliza alma angustiada, porque decides confiar en que Dios es lo suficientemente poderoso para solucionar cualquier dificil situación por la que estés atravesando.

Si confías podrás descansar Él, y cuando descansas en Él,
se realiza tu milagro!!




Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Dios, ¿Estás ahí?



Leer: Éxodo 3:11-14
… yo estaré contigo… (v. 12).

Cuando la esposa de Miguel contrajo una enfermedad terminal, él ansiaba que ella experimentara la paz que él ya tenía a pesar de la situación, gracias a su relación con Dios. Le había hablado de su fe, pero a ella no le interesaba. Un día, al pasar por una librería, le llamó la atención el título de un libro: Dios, ¿estás ahí? Dudando de cómo reaccionaría su esposa, entró y salió varias veces de la tienda, hasta que lo compró. Y se sorprendió cuando ella lo aceptó.

El libro la impactó, y empezó a leer también la Biblia. Dos semanas después, falleció, pero en paz con Dios y descansando en la certeza de que Él nunca la dejaría ni abandonaría.

Cuando Dios llamó a Moisés para que sacara a su pueblo de Egipto, no prometió darle poder, sino acompañarlo: «yo estaré contigo» (Éxodo 3:12). Antes de ser crucificado, las últimas palabras de Jesús a sus discípulos fue prometerles estar siempre con ellos al recibir el Espíritu Santo (Juan 15:26).

Dios podría darnos muchas cosas para ayudarnos ante los desafíos de la vida: comodidades materiales, sanidad o soluciones inmediatas a los problemas… y a veces, lo hace. Pero la mejor dádiva es Él mismo. El mayor consuelo que podemos tener es que, sea lo que sea que nos suceda, Jesús está con nosotros siempre.

Señor, gracias por tu promesa de estar siempre a mi lado.
Enséñame a descansar en esta verdad.


  • ¿Cómo puede fortalecerte la presencia de Dios? 
  • ¿De qué manera puede cambiar tu vida saber que Él está contigo siempre?


La Biblia en un año: 1 Samuel 22–24 | Lucas 12:1-31
Descarga la imagen de este post aquí

Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Esperanza restaurada



Leer: Juan 5:1-8
Cuando Jesús lo vio acostado […], le dijo: ¿Quieres ser sano? (v. 6).

¿El cielo es azul? ¿El mar es salado? Estas preguntas tienen respuestas muy obvias, e incluyen un poco de sarcasmo.

Si no tenemos cuidado, nuestros oídos modernos —a veces, hastiados— podrían captar cierto sarcasmo en la pregunta de Jesús al inválido: «¿Quieres ser sano?» (Juan 5:6). La respuesta obviamente podría parecer: «¿Es una broma? ¡Hace 35 años que espero que me ayuden!».

Pero no hay nada de sarcasmo. La voz de Jesús está siempre llena de compasión y sus preguntas siempre procuran beneficiarnos ante la situación que atravesamos. Jesús nunca pregunta por preguntar.

Jesús sabía que el hombre quería ser sano, y también sabía que hacía mucho que nadie se ofrecía para ayudarlo. Más bien, lo que Dios buscaba al preguntarle esto, era el hecho de poder restaurar la esperanza que aquel hombre había perdido. Antes de realizar su milagro, Jesús quería restaurar su fe para que se active la esperanza en él, esto mediante una pregunta bastante obvia y ofreciendo opciones de respuesta: «Levántate, toma tu lecho, y anda» (v. 8).

Cada uno de nosotros es como aquel inválido, con áreas en la vida en las que hemos perdido la esperanza. Entonces, el Señor nos ve y nos invita a renovar esa esperanza a través de la fe, al creer en Él.

Señor, sabes que hay áreas en mi vida en que perdí la esperanza.
Por favor, ayúdame a confiar en ti.


  • ¿Cómo has ido perdiendo la esperanza? 
  • ¿De qué formas te ha mostrado Dios su compasión?


La Biblia en un año: 1 Samuel 25–26 | Lucas 12:32-59
Descarga la imagen de este post aquí


Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Solo en Dios podremos florecer como una flor



Leer: Salmo 103:13-22
El hombre, como la hierba son sus días; florece como la flor del campo (v. 15).

En el Salmo 103, David escribió una canción poética donde alababa a Dios mientras reflexionaba en la rapidez con que pasan los momentos gozosos de la vida: «El hombre, como la hierba son sus días; florece como la flor del campo, que pasó el viento por ella, y pereció» (vv. 15-16).

A pesar de reconocer la brevedad de la vida, David describe que la flor florece, que se esfuerza, y que aunque este florecer sea breve, su fragancia, color y belleza alegran el momento. Aunque una flor pueda olvidarse —«su lugar no la conocerá más» (v. 16)—, nosotros, por el contrario, tenemos la certeza de que «la misericordia del Señor es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen» (v. 17).

Como las flores, podemos regocijarnos y florecer en el momento, pero también celebrar que nuestra vida nunca se olvida por completo. Dios conoce cada detalle, ¡y su misericordia está siempre con sus hijos! Solo en Dios podemos florecer y cuando florecemos se generan en nuestras vidas momentos inexplicables e inolvidables.

Dios, provee lo que necesitamos para florecer para Cristo bajo tu voluntad.
Permitenos cada dia experimentar contigo momentos inexplicables e inolvidables junto aquellos que nos rodean y que amamos.


  • ¿Cómo puedes florecer en este momento? 
  • ¿De qué manera puedes alegrar a otra persona?


La Biblia en un año: 2 Samuel 1–2 | Lucas 14:1-24
Descarga la imagen de este post aquí


Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Hablemos de la ansiedad



Hola, hola mis corazoncitos de fe, en esta linda tarde quiero compartir contigo un artículo que me pasaron por "dm" sobre la "Ansiedad", tema que me pareció de interés para todos, y por lo cual decidí compartirlo con ustedes mediante la sección del blog: "Hablemos De..."

Y es que muchos conocemos la ansiedad como un elemento obligatorio dentro del gran paquete que significa ser adulto. Viene en una cajita muy bien decorada y preparada que te hace creer que tal sensación de ansiedad es normal ante las situaciones de estrés que la provocan, sin embargo, lo que esa linda cajita no te muestra es el detonante que trae por dentro, pues está llena de múltiples síntomas que a medida que se vaya destapando te darás cuenta de las diversas problemáticas según sea la persona, su debilidad y situación, se manifestaran. Así de sutil y engañosa puede ser la ansiedad si no le prestamos atención y lo detectamos a tiempo.

Es duro enfrentarse uno mismo a las consecuencias que acarrean los síntomas que trae esa cajita de ansiedad, esto puede variar según ambiente y problemáticas adyacente al estrés que pueda presentar la persona; pero como todo, muchas veces, eventualmente nos acostumbramos a vivir con todos esos elementos que dicha cajita contiene cuando ignoramos lo destructiva que puede ser. Pues para algunas personas la ansiedad puede ser más peligrosa de lo normal. Pero veamos qué es la ansiedad en sentido general.

La Ansiedad


es un trastorno frecuente, con mayor incidencia en mujeres y jóvenes de 20 a 35 años aproximadamente, y puede llegar a ser incapacitante si no es tratada a tiempo. Pero es importante conocerla y aprender a identificarla si queremos aprender a lidiar con ella de la mejor manera posible para prevenir los impactos negativos que puede tener en nuestra salud.

Identifica a la ansiedad


Es muy importante que seamos conscientes de las señales que nos da nuestro cuerpo, que sabe muy bien dejarnos saber cuando algo no anda bien. Si bien es cierto que una cierta dosis de preocupación o angustia pueden ser normales, debemos tener en cuenta ciertos signos y síntomas que ameritan la visita a un especialista para descartar la presencia de un Trastorno por Ansiedad Generalizada. Algunos de estos síntomas son:

  • Estado de ansiedad y preocupación crónica
  • Sudoración
  • Palpitaciones
  • Dolor de cabeza
  • Inquietud
  • Irritabilidad


Que no cunda el pánico



Otra forma en la que se manifiesta la ansiedad es a través de los ataques de pánico, caracterizados por la aparición temporal y aislada de miedo intenso. De inicio brusco, alcanza su máximo pico en los primeros 10 minutos. Los ataques de pánico vienen acompañados de 4 o más de los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones, Taquicardia
  • Sudoración profusa
  • Temblores
  • Sensación de ahogo
  • Sensación de atragantamiento
  • Opresión o dolor torácico
  • Náuseas o molestias abdominales
  • Mareo, Desmayo o Inestabilidad
  • Miedo a perder el control o a perder la razón
  • Miedo a morir
  • Hormigueo
  • Escalofríos o sofocaciones
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o Despersonalización (estar separado de uno mismo)


Vencer al miedo



Como podemos observar en ambos casos el miedo es un común denominador, pero ¿Sabemos realmente qué es?

El miedo es una especie de alarma que se activa en el cerebro ante un peligro inminente, lo cual activa la Respuesta de Lucha o Huida (básica para la supervivencia). Muchas veces el peligro puede ser real pero también pensado, imaginado. Y precisamente ahí está el problema, pues cualquier preocupación cotidiana puede activar de manera desmesurada esta respuesta. 

De esa manera, el cerebro funciona en modo "híper", respondiendo velozmente ante cualquier estímulo y se descontrola.

Te propongo un ejercicio muy sencillo pero con muchísimos beneficios que te puede ayudar, al experimentar, un ataque de pánico:

  1. Inhala por la nariz expandiendo el abdomen por 4 segundos
  2. Mantén el aire por 7 segundos
  3. Exhala por la boca contrayendo el abdomen por 8 segundos

Repite este ejercicio 2 o 3 veces (o hasta encontrar la calma). Esta técnica hace que el Sistema Nervioso Autónomo cambie de una respuesta "simpática" (lucha o huida) a una "parasimpática" calma. Así que recuerda, a respirar y traer nuevamente la calma a tu mente. Recuerda que si presentas alguno de los síntomas arriba mencionados no dudes en acudir a una consulta con tu médico, no lo dejes pasar por alto... pero sobre todo, presentarlo al Señor en oración, que es el médico por excelencia.


  • Te has sentido asi en algun momento?
  • Qué medidas tomaste al respecto?


Comparte con nosotros mediante los comentarios tu experiencia, posiblemente pueda ser de ayuda para otros que estén pasando por la misma situación. Anímate y testifica :) Por cierto, si te gusta la imagen gif al inicio de este post puedes descargarla mediante este enlace.

Gracias a Ange vía Estar Bien



Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

La anatomía de un cristiano



Feliz viernes para todos los corazones de fe que visitan hoy día este blog, paso a compartirles el mensaje reflexivo del día de hoy, el mismo trata de la anatomía de un cristiano. Lo recibí mediante facebook, me pareció interesante y por esto lo comparto aquí contigo. En verdad espero les guste y sea de edificación para ustedes. Para descargar la imagen solo has clic aquí. Comencemos..


Mensaje Reflexivo

Que los PIES te lleven por el camino más largo hacia la felicidad, porque la felicidad son solo puntos en el mapa de la vida, y el verdadero disfrute está en buscarlos en el conocimiento y profundidad de DIOS.

Que los OJOS reconozcan la diferencia entre un colibrí y el vuelo que lo sostiene. Aunque se detenga seguirá siendo un colibrí, y es conveniente que sepas, para que no confundas el sol con la luz, ni lo alto del cielo con LA GRANDEZA DE DIOS.

Que las MANOS se tiendan generosas en el dar y agradecidas en el recibir, y que su gesto más frecuente sea la caricia para reconfortar a los que te rodean igual que Jesús entregó sus manos en la cruz.

Que el OÍDO sea tan fiel a la hora del reproche, como debe serlo a la hora del halago, para que puedas mantener el equilibrio en cualquier circunstancia, y así poder distinguir la voz del Señor al hablarte.

Que las RODILLAS te sostengan con firmeza a la altura de tus sueños y se aflojen mansamente cuando llegue el tiempo de oración y charla con Dios el Todopoderoso.

Que la ESPALDA sea tu mejor soporte y no la carga más pesada, pues dichas cargas en la cruz fueron entregadas y vencidas toda angustia de tu alma.

Que la BOCA refleje la sonrisa que hay adentro, para que sea una ventana del alma y no la vidriera de los dientes, para que te comuniques con sabiduría y entendimiento.

Que la LENGUA encuentre las palabras más exactas para expresarte sin que te malinterpreten, hablando palabras de consolación y vida.

Que el PELO le de abrigo a tus ideas, que siempre adornen más que un buen peinado, adornando pensamientos para ser manifestados.

Que los BRAZOS sean la cuna de los abrazos y no camisa de fuerza para otros, que sean un soporte de apoyo al herido y para levantar al caído.

Que el CORAZÓN toque su música con amor que trasciende en cada corazón sediento de Dios, porque en tu corazón reposa el amor de Dios mientras se prepara para el encuentro final con nuestro Creador.


Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Feliz Jueves - Mensaje Ilustrado


Corazoncitos de fe, en este dia quiero compartir con ustedes que me leen este hermoso mensaje ilustrado que encontré navegando por la web. Espero el mismo sea de mucha edificacion para ti como lo fue para mi. Por cierto, si quieres descargar la imagen de esta entrada, entonces has clic aquí.


Mensaje Ilustrado

Un hombre estaba perdido en el desierto, destinado a morir de sed. Por suerte, llegó a una cabaña vieja, desmoronada sin ventanas, sin techo.

El hombre anduvo por ahí y se encontró con una pequeña sombra donde acomodarse para protegerse del calor y el sol del desierto. Mirando a su alrededor, vio una vieja bomba de agua, toda oxidada. Se arrastró hacia allí, tomó la manivela y comenzó a bombear, a bombear y a bombear sin parar, pero nada sucedía.

Desilusionado, cayó postrado hacia atrás, y entonces notó que a su lado había una botella vieja. La miró, la limpió de todo el polvo que la cubría, y pudo leer que decía: “Usted necesita primero preparar la bomba con toda el agua que contiene esta botella mi amigo, después, por favor tenga la gentileza de llenarla nuevamente antes de marchar”.

El hombre desenroscó la tapa de la botella, y vio que estaba llena de agua… ¡llena de agua! De pronto, se vio en un dilema: si bebía aquella agua, él podría sobrevivir, pero si la vertía en esa bomba vieja y oxidada, tal vez obtendría agua fresca, bien fría, del fondo del pozo, y podría tomar toda el agua que quisiese, o tal vez no, tal vez, la bomba no funcionaría y el agua de la botella sería desperdiciada.

¿Qué debiera hacer?

¿Derramar el agua en la bomba y esperar a que saliese agua fresca… o beber el agua vieja de la botella e ignorar el mensaje?
¿Debía perder toda aquella agua en la esperanza de aquellas instrucciones poco confiables escritas no sé cuánto tiempo atrás?

Al final, derramó toda el agua en la bomba, agarró la manivela y comenzó a bombear, y la bomba comenzó a rechinar, pero ¡nada pasaba! La bomba continuaba con sus ruidos y entonces de pronto surgió un hilo de agua, después un pequeño flujo y finalmente, el agua corrió con abundancia… Agua fresca, cristalina.

Llenó la botella y bebió ansiosamente, la llenó otra vez y tomó aún más de su contenido refrescante. Enseguida, la llenó de nuevo para el próximo viajante, la llenó hasta arriba, tomó la pequeña nota y añadió otra frase:

“Créame que funciona, usted tiene que dar toda el agua, antes de obtenerla nuevamente”.

Hebreos 11:1 “Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Hechos 20:35 “Más bienaventurada cosa es dar que recibir”.

Lucas 6:21 “Bienaventurados los que ahora tenéis hambre; porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.”


¿Qué hubieras hecho tú en su lugar?
Una cosa si te digo, y es que sea cual sea la desicion que tu en su lugar podrías haber tomado, solo determinará el grado de fe que portas ante los desiertos que atraviesas en la vida.



Confía En Cristo • Tu Jardín De Fe
Vanessa Martinez © 2012-2019

Fonditos para blog y código para agregarlo


Buenos días gente linda de este blog, como han estado esos corazones de fe? -Tan solo espero en Dios que ustedes esten bien, yo por acá bien pero con mucho frío pues hoy amanecimos con una temperatura de 49 grados, esperamos que en el transcurso del día la misma vaya subiendo y así ahorrar calefacción. Mientras a calentarnos, bien abrigaditos disfrutando de una buena taza de chocolate caliente.

En el dia de hoy paso rapidito a compartirles unos hermosos fonditos que con el transcurso del tiempo he ido recopilando de distintas webs, tales como annyzblog, nekoneka, lunany, etc.. Espero te gusten tanto como a mi para que decores tu blog con los mismos. Te dejare una muestra de lo que vas a descargar y tambien te dejare el enlace para que los descargues todos mediante un archivo .rar . En total son 87 fonditos, en la muestra solo te enseño algunos.

Ser tolerante



En el instagram de este blog he estado compartiendo postales (imagenes) con mensajitos positivos y motivacionales, esperando que los mismos puedan ser de apoyo y de ánimo para ti. En una de las postales compartidas, la imagen agregada arriba de este texto, habla de ser tolerantes y compasivos.

Sin dar de poco las otras frases agregadas en las demás postales, he querido enfocarme en esta para que hablemos un poco sobre el tema se la tolerancia. Fijate que esta postal dice: Soy tolerante y compasivo; pero creo que todos tenemos algo de compasión mas sin embargo, muchos carecemos de tolerancia. Es por eso que hoy hablaremos de este tema:
Ser Tolerantes

La tolerancia es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona. Es también entendida como la aceptación de la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa, en fin... es una virtud de enorme importancia para todo ser humano.
Copyright © 2012-2018 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Deco-Style and Effects ๑ KOKO KAWAII