La Oración que Resiste a Satanás


Hola mis amados, hoy les quiero compartir esta predicación de Joyce Moyer en español, donde ella nos enseñara con la ayuda del Espíritu Santo, la oración que resiste a satanás.
Aprendamos mas sobre este tema tan importante para nuestra vida espiritual, ya que veremos como el satanás busca agotarnos y aprenderemos principios básicos para nuestra defensa...

Te recomiendo personalmente, tomar notas de los puntos importantes que ella hace referencia para que los estudies cada vez los consideres. 

Asi que, mi amad@, mantente pendiente de las actualizaciones (para ello puedes suscribete al FEED del blog), ya que estaremos compartiendo una series de vídeos de Joyce Moyer en español que te serán de gran ayuda espiritual! Espero en Dios les guste y les ministre!

Sea Dios ministrandote de forma especial! 
~Dios te bendiga grandemente~

Has CLIC en el siguiente enlace para ver el vídeo





Una Vida ~ Testimonio Joyce Meyer



Hola mis amados, hoy les quiero compartir este vídeo  que sera de gran bendición a sus vida! Trata del Testimonio de Joyce Meyer! Un testimonio que te impactara y a la vez te dará pautas que te ayudaran a seguir para alcanzar sanar las heridas y aprender a perdonar a aquellos que nos ha lastimado y herido. Quizás tu caso no sea el mismo que el que ella testifica, pero quizás has sido lastimada en otras áreas y los

Historias reales..


Los siguientes son solo un puñado de los testimonios inspiradores y conmovedores que recibieron en intouch. Los mismos son muy edificantes, por eso los compartimos. Es nuestra oración, que usted sea motivado al leer sobre la generosidad, la gracia y el amor de nuestro Padre celestial.

FORTALEZA DIVINA
Dios me dio la bendición de nacer en un hogar cristiano. Yo creía que, debido a que mis padres eran cristianos, yo también lo era. Hasta que una noche, en un campamento de jóvenes, en medio de la oscuridad, caí de rodillas delante del Señor, le pedí perdón, y pude escuchar su voz diciéndome lo mucho que me amaba. Le pedí que entrara a mi corazón, pues quería ser diferente; quería ser su hija. De ahí en adelante mi vida cambió, y comencé a asistir a un grupo de jóvenes cristianos en donde conocí al que ahora es mi esposo; formamos un hogar en el que nuestra prioridad es el Señor. Fuimos bendecidos con tres hijos, a los cuales les enseñamos los caminos del Señor. Mi hija mayor amaba mucho a Dios y comenzó a asistir a la universidad. Siendo muy joven se enamoró y decidió casarse, por lo que ella y su esposo se mudaron a otra ciudad. Un día, antes de mi cumpleaños, me llamó para desearme un feliz día, pues no iba poder estar conmigo. Su palabras fueron: “Te amo mucho, mamá; te llamaré mañana para felicitarte”. Y esa mañana, muy temprano, me desperté llorando y muy triste. Precisamente a esa hora había ocurrido el terrible accidente. Mi amada hija había partido a su hogar celestial; tenía solamente 20 años. Otro conductor, en estado de ebriedad, se estrelló contra el carro que ella conducía. Me siento muy amada por mi Dios, pues a Él le plació llevarse a mi hija con Él. Ahora mis cumpleaños no son iguales; en ese día celebro la entrada de mi querida hija al cielo. Ella siempre decía que pronto vería el rostro de Dios. Yo no he perdido una hija, pues sé dónde está, y sé que un día iré a ese lugar para reunirme con ella. La fortaleza viene de Dios y su fidelidad es eterna. He crecido espiritualmente, y mi matrimonio ha sido fortalecido. El Señor está en control de todo, y por eso puedo decir: ¡Gracias a Dios en todo!

Victoria Eunice Durán, CORPUS CHRISTI, TX



DIOS RESTAURA

Cuando escuché hablar de Dios por primera vez, mi esposo abusaba de mí de todas las maneras. Estaba enferma de depresión, migrañas, sinusitis, y con una endometriosis que me hacía vivir sumergida en medicamentos para combatir los fuertes dolores y la depresión. Tenía una vida completamente destruida por la enfermedad y por el abuso. Incluso, intenté varias veces suicidarme, sin que lo supieran mi familia y mi médico. Los antidepresivos eran muy fuertes, y aunque debía tomar solo una pastilla en la mañana y otra en la noche, tomaba cuatro en la mañana y otras cuatro en la noche. ¡Que esté viva para contarlo es solamente resultado de la gracia del Señor! Cada mañana me despertaba afligida diciéndole a Dios: “¿Por qué permites que me despierte para seguir en esta vida?”. Durante ese tiempo, conocí a una señora que trabajaba en la farmacia que yo frecuentaba; ella me habló de Cristo y me dijo que Él no quería que yo viviera enferma. Tiempo después, me visitó con la pastora de su iglesia y con otros hermanos que me presentaron al Señor Jesús. En ese momento recibí al Señor Jesucristo como mi Salvador. ¡Nunca antes había sentido tanta paz en mi corazón!

El Señor me prometió que restauraría mi vida y mi matrimonio. Sin embargo, dejé a mi esposo, y estuvimos separados por dos largos años. Le pedí al Señor que me diera otro hombre, porque mi esposo había destruido mi vida y me había hecho una mujer tremendamente infeliz. En respuesta a mi oración, el Señor me prometió un nuevo hombre que me amaría como Él lo hacía, y que me haría feliz. Empecé una nueva relación sentimental con un hombre que yo elegí, pero ese no era el plan de Dios y no duró mucho tiempo. Por obediencia al Señor terminé esa relación, y pocos días después el Señor me dijo que perdonara a mi esposo, y que le diera otra oportunidad. ¡Dios lo había transformado en un hombre nuevo, en el hombre que me había prometido! Mi esposo recibió al Señor en octubre de 2011, y hoy vamos a renovar nuestros votos matrimoniales. Pero Dios apenas está comenzando con nosotros; lo que Él tiene para nuestras vidas es algo más grande de lo que podamos imaginar. El Señor, con su amor y su misericordia, ha restaurado nuestras vidas y nuestro matrimonio.

Carmen Ochoa, TORONTO, CANADÁ




LIBRE EN EL ESPÍRITU

Mi historia comenzó a la edad de 8 años. Desde entonces mi mente comenzó a contaminarse de temores, de malas influencias, de pornografía y de vandalismo.

Al cumplir 20 años, decidí marcharme a Estados Unidos. Mis padres no se habían dado cuenta hasta ese momento, en realidad, de lo que estaba pasando en mi vida. Aunque fui criado muy humildemente, ellos se esforzaron por darme todo su amor, ayuda económica, educación y consejos, pero no valoré nada. Quería ser alguien que hasta ese tiempo no era.

Estando en los Estados Unidos, me involucré en el mundo del tráfico de drogas; deseaba tener muchas cosas, y a pesar de la vida que llevaba, me consideraba bueno. Me casé en el 2003, e hice juramentos sagrados los cuales olvidé muy pronto, a pesar de que mi esposa era mi sueño y mi todo. Pocos meses después de haberme casado fui arrestado. Fui la gran desilusión para todos, especialmente para mi esposa. La verdad salió a la luz. Llegué peleando a la prisión, y me metieron en una celda de castigo. Allí comencé a reflexionar acerca de mi vida. Le pedí a Cristo que si Él existía y tenía poder, me lo mostrara sacándome de la prisión. Noche tras noche le ofrecía servirle, y estando un día en la celda de castigo, y vigilado por cámaras, guardias, puertas de seguridad y paredes dobles, el Señor Jesucristo me visitó y entró en mi corazón. Todo mi ser se estremeció, y de mis ojos brotaban ríos de lágrimas. Por primera vez experimenté libertad y gran gozo.

Fui sentenciado a 11 años y 3 meses de prisión; el Señor Jesucristo estuvo conmigo en el momento de mi sentencia, y lo acepté todo con valor. Desde entonces he padecido luchas, pruebas, peligros, problemas, enfermedades, retos, desprecios y el debilitamiento de mi matrimonio. Pero, en todo Dios ha estado conmigo.

Han pasado casi 9 años de cárcel, y después de haber visto a mi matrimonio prácticamente destruido, el Señor le dio vida de nuevo. Sigo preso en la carne, pero libre en el espíritu, y soy feliz. Amo a Cristo, a mi esposa, mi familia y mis amigos.

Estoy completamente agradecido con Dios, y lo alabo por siempre. Él perdonó mis pecados, sanó mis heridas, cambió mi interior, y llenó mi corazón. Jesús vino a darme vida en abundancia. ¡Él está vivo, y me guarda firme hasta el final!

Rafael Esparza, BIG SPRING, TX




PROVISIÓN y GRACIA

Doy gracias a Dios por la salud de mi madre; según los doctores, ella debería tener cáncer, pero las biopsias demuestran lo contrario.

Actualmente, está siendo tratada con medicamentos muy costosos que debe recibir de por vida, y gracias a que Dios hizo un milagro al tocar a un empleado del sector de salud pública de mi país, la medicina que tiene un costo mensual de 400 USD la recibe completamente gratis, sin haber solicitado tal ayuda.

Estoy agradecida a Dios porque, a pesar de que la realidad de los síntomas siguen estando allí, la verdad de Cristo sigue obrando en ella. ¡Gracias a Dios por su salud!

Ruth Esther Villanueva, SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA




AMOR ETERNO

Soy un profesor universitario que experimentó la restauración divina. Dios utilizó una enfermedad tan terrible como el VIH para llevarme a cumplir su propósito.

El martes 24 de mayo de 2011, a las 2:01 p.m., mi vida cambió. Un examen médico certificó la noticia que yo jamás hubiera esperado en vida: era VIH positivo. Literalmente, en un minuto vi mi vida pasar delante de mí como una película, y pensé que éste era el fin del mundo. Varias interrogantes llenaron mi mente: ¿Cómo se lo digo a mi familia? ¿Qué hago? ¿A dónde voy? ¿Cómo pasó?

El personal que me informó el resultado fue bien diligente y estuvo conmigo para ayudarme a asimilar la noticia. Luego de cuarenta y cinco minutos llorando, comencé a preguntarle directamente a Dios: “¿Por qué a mí? ¿Esto tiene algún propósito en mi vida?” Aunque no obtuve una respuesta inmediata, entendí que algo Dios haría en esta nueva etapa de mi vida. Fue en ese momento cuando me confronté a mí mismo y me pregunté: ¿Realmente estoy haciendo tu voluntad, Señor? Gracias a Dios, en la actualidad, el VIH no es detectable, y encontré el propósito de Dios para mi vida. Hoy, doy gracias a Dios por padecer esta enfermedad, porque he descubierto que la misericordia del Señor es eterna y su amor no ha cambiado. En 1 Juan 5.4, Dios nos reitera que es la fe en Jesucristo la herramienta poderosa para nuestra victoria, sea cual sea la batalla que libremos. “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.

Roberto José Corsino, CEIBA, PUERTO RICO

Fuente: intouch.org

Más allá de su mano



Para los débiles en la fe, hay un remedio sencillo: Recordar a Dios.

por Patrick Wood

Tenemos, por lo general, una extraña tendencia en lo que tiene que ver con las oraciones contestadas. A pesar de que podemos ser testigos de la mano de Dios obrando de manera impresionante, es posible que no seamos capaces de ver el propósito más allá de estos maravillosos hechos –el mismo Dios. O, para decirlo

Rendimiento de la inversión



El administrador de inversiones Ralph Doudera tiene un talento natural para hacer mucho dinero. Pero ahora se ha concentrado en ser verdaderamente rico.

por Jamie A. Hughes

Un viejo vertedero de basura es difícilmente un lugar para la reflexión espiritual, pero fue allí precisamente donde la vida de Ralph Doudera comenzó a cambiar, viendo a niños escarbar en la basura en busca de

La necesidad de alimentar



Cuando las palabras no sean suficientes, permita que la comida lo diga.

Tengo una confesión extraña que hacer: Yo, Erin Chewning, tengo la necesidad de dar de comer a la gente. Sí, damas y caballeros, me oyeron bien. Tengo la necesidad de dar de comer a la gente. Y todos los síntomas indican que no existe una cura para esto. Venga a mi casa y le esperaré con galletas recién

Dar gracias en todo



Una orden difícil

Leer la Biblia no siempre es fácil. Si alguna vez pensó así, pero le resulta vergonzoso decirlo, no crea que le ha pasado a usted solamente. En la Biblia hay, sin duda, muchas cosas que comprendemos fácilmente. Pero, algunas veces, nos encontramos con un pasaje que nos desconcierta, o peor aún, que nos enoja o incomoda. A veces, es porque simplemente no lo entendemos. Pero, a menudo, nos molesta porque no nos

¿Morir o vivir?



El Profesor A. Lamorte escribió: «Ante el siniestro e ineluctable epílogo de esta vida terrenal, la rebelión llega al corazón de los más incrédulos. El hombre siente que no fue creado para morir, que la muerte es un contrasentido. Su inteligencia y su corazón claman no sólo por una supervivencia, sino por una vida mejor

Ilustracion ~ El hombre y el Cheque


Me acababan de dar un cheque y, rápidamente, fui al banco para consignarlo en mi cuenta. En la ventanilla el empleado examinó el cheque y vio que estaba debidamente diligenciado. Sin embargo, me lo devolvió, diciéndome: «Hay que endosarlo». Tuve que firmarlo para aceptar su ingreso en mi cuenta.

Herencia de Jehova



Fuente: Mi Blog de Gráficas
www.pinceladasdeprincesa.blogspot.com/

Aprende a disfrutar mas la vida!



APRENDE A DISFRUTAR MÁS LA VIDA. Relájate, recordando que yo soy Dios contigo. Yo te hice con una gran capacidad para conocerme y disfrutar mi Presencia. Me apena cuando mi pueblo va por la vida con rostros agrios y resignada rigidez. En cambio, me alegra cuando lo hacen mostrando una alegría inocente, saboreando cada bendición y proclamando su confianza en mí que soy su pastor siempre presente en su vida. Mientras más consciente estás de mi Presencia contigo, más plenamente podrás disfrutar la vida. Glorifícame gozando de mi compañía. De esta manera estarás proclamando mi Presencia al mundo que te observa.

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.
—Mateo 1.23

El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.»
—Juan 10.10–11 (NVI)

¿Necesitas descanso?




“Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados,
y Yo os haré descansar. Llevad Mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.”
Mateo 11:28-29

“Señor, dame dos horas de descanso por cada hora de sueño.”  Cuando digo esto en una oración, usualmente se sonríen.   Antes que explique las bases bíblicas para esta petición, permítanse decirles que sí funciona.  Trátenlo alguna vez.  ¿Cuál es la base bíblica?  Es simple.  Dormimos en nuestras camas; ¡descansamos en Jesús! Esta es una de las grandes promesas de nuestro Señor y uno de los grandes beneficios del Evangelio.  El tema del descanso está entretejido a través de toda la Biblia.

La falta de descanso es epidémica.  Buscamos, pero no encontramos.  Gastamos, pero no nos saciamos.  Tenemos éxito pero no nos satisface.  Los negocios, la actividad y las muchas ocupaciones nos mantienen avanzando; solo que no sabemos bien hacia donde nos dirigimos.  Este incesante esfuerzo nos deja cansados y agobiados.  Jesús ve claramente nuestra condición cuando luchamos solos:  “Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor.” (ver Marcos 6:34)

La Biblia tiene la habilidad de evaluar correctamente los problemas que enfrentamos, y de señalar las soluciones artificiales que aplicamos a los problemas y que no funcionarán.  El tema de la inquietud y el descanso es una gran ilustración de esto.

El problema es mencionado por Job en una sola oración:  “No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado; no obstante, me vino turbación.”  (Job 3:26).  Mientras Job pronuncia estas palabras, está sentado entre cenizas, usando un trozo roto de cerámica para raspar las repugnantes llagas en su cuerpo desde la cabeza hasta los pies.  Ha perdido su familia, su salud y sus posesiones.  Este cuadro podría estar en un cartel que represente los problemas e inquietudes.  Vivimos en un mundo caído y pecaminoso, lleno de problemas, tribulaciones, pruebas, tragedias, penosos esfuerzos, traiciones y traumas.  Como resultado, el descanso es algo evasivo.

La solución más común que intentamos, es también mencionada en una sola oración: “Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría.” (Salmo 55:6).  Déjenme salir de aquí.  Escapar.  Alejarme de todo. Cambiar mis circunstancias. Volar lejos y esconderme.  Todos lo hemos probado, y todos hemos visto que esta táctica no funciona. Este mundo no puede proporcionar o producir descanso.  Afortunadamente, el Señor sí tiene la respuesta, y la pone a nuestra disposición.  Así que, cancela tus planes de vuelo y pon atención a la promesa de descanso presentada en las Escrituras.



El Descanso es una Promesa y una provisión del Señor

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”  (Mateo 11:28-30)

“Venid a Mí…… y os haré descansar.”  Es la oferta que hace Jesús.  No hay aquí ninguna sugerencia de promesa por parte de Jesús, de una vida libre de problemas o libre de pruebas.  Él reconoce que el trabajo y las pesadas cargas, son parte de la vida.  Más bien, Su promesa es el descanso para nuestras almas.  La promesa de Jesús es que en medio de los problemas y las pruebas, podemos experimentar Su descanso.

Siempre que Jesús hace una promesa, Él la hace bajo Sus términos, no los nuestros.  Hay dos términos presentados para responder a Jesús mientras buscamos Su descanso.

Primero, debemos venir a Él.  Ninguna carga es tan grande y nada causa un cansancio tan grande como el pecado.  El pecado no solo nos agota; sino que es la causa de la muerte espiritual.  Por tanto, el paso inicial para venir a Jesús por Descanso, es reconocer nuestra pecaminosidad y nuestra necesidad de Él como Salvador.  No habrá ningún reposo, en esta vida o en la por venir, si aún estamos llevando la carga y la culpa de nuestro pecado.

Segundo, debemos tomar Su yugo sobre nosotros. Esta palabra propia de la agricultura resulta ajena para la mayoría de nosotros.  Esta es la definición del diccionario: ‘Un dispositivo para unir un par de animales de tiro, especialmente bueyes, que generalmente consta de una pieza cruzada con dos piezas en forma de arco, cada uno de los cuales se ajusta alrededor de la cabeza de un animal.’  Jesús nos llama a estar unidos en Su yugo. Vamos donde Él dirige, y nos beneficiamos de Su fuerza.  No podemos llevar la carga de nuestras vidas, pero Jesús sí.  En esto estriba el descanso para nuestras almas.  En que en nuestra debilidad, nos apoyamos en Su fuerza.

Cuando venimos a Él, lo recibimos como Salvador.  Cuando tomamos Su yugo sobre nosotros, lo reconocemos como Señor.


Descansar en la Presencia del Señor

“Y Él dijo,  mi presencia irá contigo, y te daré descanso.” (Éxodo 33:14)

Recuerden, cada declaración en la Biblia es verdadera, así como lo opuesto de cada declaración, también es verdad, como se ilustra en Éxodo 33:14.  Si la presencia del Señor no va con Moisés, él no obtendrá el descanso.

No importa cuánto durmiera Moisés,… no importa cuán positivas se volvieran sus circunstancias,… no importa cuánto éxito lograra,… si él no experimentaba la presencia del Señor, no tendría descanso.  El alma de Moisés estaría sumida en la confusión.

Esto es por lo que necesitamos cultivar las disciplinas espirituales que nos ayudan a vivir en la presencia del Señor.  Si no estamos experimentando la presencia del Señor, no es porque el Señor se haya alejado y necesite regresar a nosotros.  Es más bien, que nosotros nos hemos alejado de Él, y necesitamos regresar a Su presencia.

¿La apatía espiritual y la obediencia marginal, están causando una distancia entre el Señor y nosotros?  La apatía espiritual es la indiferencia que se apodera de nosotros, haciéndonos descuidar nuestro tiempo en la Palabra de Dios y la oración, para alejarnos de nuestra comunión espiritual y hacernos insensibles en nuestra experiencia de adoración. La obediencia marginal, es poner una esmerada atención a los pequeños detalles de vivir para Cristo, mientras descuidamos los aspecto más importantes de nuestro compromiso incondicional.  Recuerden, ¡entre más alejados estén del Señor, más inquietud tendrán en su vida!


Descansar en el Camino del Señor

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma.” (Jeremías 6:16)

Hay muchos caminos para viajar en este mundo.  Todos están llenos de gente apresurada por llegar a un destino. ¿Qué es lo que esperan encontrar?  Satisfacción, propósito, realización, logros, éxito… están seguros que al alcanzarlos, encontrarán descanso.

Encontrar el descanso no depende de llegar al destino.  El descanso está disponible durante la jornada.  Esto es exactamente lo que promete el Señor.  Sin embargo, a fin

de que la provisión del descanso se establezca en nuestras vidas, no podemos transitar por muchos caminos, sino tomar el camino, el único camino.  Este camino tiene varios nombres asignados en la Biblia.  Jesús lo llama  el “Camino Angosto” en Mateo 7:14.  Isaías lo describe como una calzada, llamada “Camino de Santidad” (Isaías 35:8). En Jeremías 6:16, mientras estamos en la encrucijada y miramos, vemos una señal que dice “La Senda Antigua” y “El Buen Camino.”

Tomando esta ruta que el Señor coloca frente a nosotros, no solo encontraremos descanso en nuestro destino; sino que descubriremos el descanso durante la jornada.  Así es, en medio de los problemas y luchas, y el cansancio de vivir en este mundo caído, podemos encontrar el descanso…. ¡hoy mismo!

En el “Camino de Santidad,” viajando con la presencia del Señor, somos provistos de fortaleza para nuestra debilidad, de guía para nuestro peregrinar, de fe para nuestras dudas, de esperanza para nuestros corazones, de sabiduría para nuestra ignorancia, de sanidad para nuestro quebrantamiento, de armas para nuestras batallas, de paz en nuestros problemas, de perdón para nuestros pecados, de quietud en medio del ruido y de seguridad en nuestras incertidumbres.


Jesús, estoy descansando, descansando

En el gozo de lo que Tú eres;

Estoy descubriendo la grandeza

De tu amoroso corazón.

Tú me  ofreces mirarte,

Y tu belleza llena mi alma,

Pues, por tu poder transformador,

Tú me has sanado.

Has levantado Tu rostro sobre mí,

Mientras trabajo y espero en Ti

Descansando en Tu sonrisa, Señor Jesús,

Las oscuras sombras de la tierra huyeron,

El resplandor de la gloria de mi Padre,

El brillo del sol en el rostro de mi Padre,

Me mantienen confiando siempre, descansando,

Lléname de Tu gracia.

(Jesus, I am Resting, Resting,  por Jean S. Pigott, Dominio Público)

Medita en esta bendición bíblica mientras tu alma descansa en Jesús:

“Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.  Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.” (Isaías 32:17-18).

“Señor, danos dos horas de descanso por cada hora de sueño”  Encontrarán que esta oración funciona de verdad.  ¡Recibirán dos horas de descanso por cada hora de sueño!


Pastor Jim Engle
http://obrerofiel.com

¿Cuáles son las consecuencias de ser arrogante?


Un tipo que conduce un Volkswagen, se detiene en un semáforo junto a un Rolls-Royce. El conductor del Volkswagen baja su ventanilla y le grita al conductor del Rolls, ¡Oye cuate, que bonito carro!  ¿Tienes teléfono en tu Rolls?  ¡Yo tengo uno en mi Volks!  El conductor del Rolls voltea a verlo y  le dice simplemente ‘Si, tengo un teléfono’  El conductor del Volks le dice ‘¡Qué padre!’  Oye, ¿tienes un refrigerador ahí también?  ¡Yo tengo un refri en el asiento de atrás de mi Volks!  El conductor del Rolls, viéndose algo molesto le dice, ‘Sí, tengo un refrigerador.’  El conductor del Volks dice, ¡Grandioso, hermano!   Oye, ¿tienes una TV ahí también?  ¿Sabes? ¡Yo tengo una TV en el asiento trasero de mi Volks!  El conductor del Rolls, viéndose ya muy molesto para entonces le dice, ‘Por supuesto que tengo una televisión.  ¡El Rolls-Royce es el mejor carro de lujo del mundo!  El conductor del Volks dice, ¡Un coche padrísimo!  Oye, ¿tienes una cama ahí también?  ¡Yo tengo una cama en la parte de atrás de mi Volks!  Enojado, de que no tenía una cama, el conductor del Rolls-Royce se alejó a toda velocidad, y fue directamente con el vendedor, donde en el acto ordenó que se instalara una cama en la parte trasera del Rolls-Royce.  A la mañana siguiente, el conductor del Rolls-Royce recogió el auto, y la cama se veía increíble, con sábanas de satín y acabado de latón. Era claramente una cama hecha para un Rolls-Royce.  Así que el conductor del Rolls-Royce comenzó a buscar al Volkswagen, y manejó todo el día.  Finalmente, ya  entrada la noche, encontró el Volkswagen estacionado, con todos los vidrios de las ventanas empañados por adentro.  El conductor del Rolls bajó de su auto y tocó en el Volkswagen.  Cuando no hubo respuesta, siguió tocando y tocando, y eventualmente el dueño asomó su cabeza, todo mojado.  ‘Ahora tengo una cama en la parte trasera de mi Rolls-Royce,’ dijo arrogantemente el conductor del Rolls.  El conductor del Volks lo miró y le dijo, ¿¡‘Y me sacaste de la ducha solo para decirme ESO?!!!

Salmo 21:34  (Este pasaje no se encuentra, éste es el único que podría dar la misma idea.  Favor de revisarlo):

Proverbios 8:13  “El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, 
Y la boca perversa, aborrezco.”

La mayoría de nosotros no queremos tener nada que ver con la gente que es arrogante.  Los vemos en todos los ámbitos de nuestra cultura. A veces nos reímos de ellos, y a veces verdaderamente alabamos su arrogancia (a menudo en el mundo del deporte, la arrogancia y la autosuficiencia son vistas como virtudes).  Pero la mayoría de nosotros tenemos uno o dos amigos a quienes reconocemos como arrogantes y nos encontramos incómodos con ellos.

Proverbios 28:25  “El altivo de ánimo suscita contiendas; Mas el que confía en Jehová prosperará.”

Toda arrogancia es un asunto de ¡MONOPOLIO!  Una persona arrogante solo confiará en su propia opinión y nunca aceptará la guía o dirección de los demás, ¡a menos que concuerden con ella!  Con frecuencia, la arrogancia nos impide confiar por completo en los demás . . . Mucha gente, cuando les preguntamos por qué es tan difícil confiar en alguien, te dirán que es un asunto de control  Nos gusta tener el control de nuestras vidas y a veces somos reacios a confiar en los demás y arriesgarnos a la posibilidad de que no sean capaces de hacer exactamente lo que nos satisface.

Mi Vida, Mis Problemas  Es tu vida, y tu vida viene con su propia carga de problemas.  Cuando se trata de tomar el control de mi vida, debo admitir que me gusta tener el control.  Bien, Dios tiene algo que decirnos acerca de nuestro deseo de planear y controlar.

Santiago 4:13-16  “!Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala.”

¿Por qué crees que es tan difícil para nosotros soltar nuestro deseo de tener el control de nuestras propias vidas?  ¿Es porque nos asusta un futuro incierto, o simplemente porque nos gusta el poder?  Yo pasé la mayor parte de mi vida pensando que tenía el control y la planeación de mi futuro.  Comencé por pensar que haría una carrera en la música, tocando en una banda.  Me gustaba la idea de que tendría el control de mi vida y de mi tiempo.  Dios tenía otros planes y cerró muchas puertas que me habrían llevado a la carrera musical.  En vez de ello, terminé en artes y arquitectura.  Era algo que inicialmente yo no quería, porque definitivamente me asustaba el compromiso con la educación.   Pero hice planes para convertirme en un arquitecto y me gustó la idea de que tendría el poder y el control para crear cosas.  Dios una vez más tomó mis planes y cambió mi dirección hacia Sus planes.  ¡Y terminé en la academia de Policía!  Una vez más estaba asustado por el compromiso del entrenamiento que esto requeriría, pero con el tiempo me sentí cómodo con el nivel del poder y el control que alcancé en esta carrera.   Pero Dios aún no había terminado conmigo.  Eventualmente Él cerró nuevamente las puertas que me condujo al ministerio.   Si me hubieran preguntado cuando era un muchacho, yo nunca habría reconocido los planes que Dios tenía para mí.  Éstos no se parecían para nada a mis planes.  Pero Dios es mucho más poderoso que yo y Él puede reconfortarnos cuando estamos asustados. . .

Salmo 56:3-4   “En el día que temo,  yo en ti confío. En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?”

Salmo 75:4.5  “Dije a los insensatos: No os infatuéis; y a los impíos: No os enorgullezcáis; no hagáis alarde de vuestro poder; no habléis con cerviz erguida.”

Cuando piensas que tienes el control, realmente no tienes necesidad de Dios.


Mi Vida Vivida a Su Manera  ¿Listo para un cambio?  ¿Quieres tratar de vivir la vida de la manera en que Dios la diseñó para vivirla?  La primer clave para controlar tu arrogancia es entender que Dios tiene el control.

Escondiendo el Fracaso  No nos gusta pensar que somos arrogantes, pero de hecho, lo somos.  ¡Y puedes verlo claramente cuando piensas acerca de tu resistencia a admitir cualquier culpa o mal proceder!  Pero el admitir nuestros errores es el primer paso para vernos a nosotros mismos al mismo nivel de los demás, y ese es un paso importante que debemos tomar en nuestra relación con Dios.

Mateo 23:12  “Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

He entrevistado a cientos de sospechosos por toda clase de crímenes, desde robos de poca monta a asesinatos.  Muy pocos de estos sospechosos alguna vez han querido admitir que han hecho mal.  De hecho, casi todos ellos comienzan por declarar su inocencia.  Pero eventualmente, mientras les hablo y los interrogo, llegan a admitir la verdad.  Es increíblemente difícil para nosotros vernos como realmente somos.  Tú y yo podemos no vernos tan culpables como un asesino, pero aún necesitamos vernos como lo pecadores que somos.  Tú y yo ¡HEMOS HECHO MAL! y Dios está esperando que admitamos que . . .

Jeremías 8:6  “Escuché y oí; no hablan rectamente, no hay hombre que se arrepienta de su mal. . .”

Mi Vida, Mis Problemas  Cuando se trata de arrogancia, también tengo que decir que odio admitir que estoy equivocado.  Dios tiene un gran consejo acerca de este asunto:

Santiago 4:7-10  “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.  Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.”

¿Por qué nos es tan difícil admitir que somos pecadores?  ¿Es porque estamos tan avergonzados de lo que hemos hecho, o es porque no creemos que realmente somos pecadores?  Me encantan las salas de la corte que se muestran en programas como Perry Mason y Matlock, ¿a ti no?  Me encantan porque siempre hay una escena final en la corte donde Mason o Matlock revelan la verdad acerca del tipo malo. Él está sentado allí en el estrado, mintiendo por un rato, y luego, eventualmente cuando la verdad es revelada, ¡él lo confiesa todo frente a todos!  Mientras tanto toda la demás gente permanece ahí sentada en la corte, como si este tipo fuera la única persona culpable en todo el lugar.  Desde luego eso no es verdad.  Todos los demás que se encuentran ahí, desde el abogado defensor, el fiscal acusador y el mismo juez, también son culpables de algo, y son igualmente reacios a confesarlo.  Pero Dios tiene algo que decirnos acerca de Su deseo de que confesemos nuestro pecado:


Levítico 5:5  “Cuando pecare en alguna de estas cosas, confesará aquello en que pecó.”

Levítico 26:40 y 42  “Y confesarán su iniquidad, y la iniquidad de sus padres, por su prevaricación con que prevaricaron contra mí; y también porque anduvieron conmigo en oposición . . . Entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob,y asimismo de mi pacto con Isaac,y también de mi pacto con Abraham me acordaré, y haré memoria de la tierra.”

Esdras 10:11  “Ahora, pues, dad gloria a Jehová Dios de vuestros padres, y haced su voluntad.”

Proverbios 28:13  “El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.”

1 Juan 1:9  “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”


Dios también tiene algo que decirnos acerca de admitir que somos pecadores: 

Salmo 51:5   “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.”

Romanos 5:12  “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte,así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”

1 Juan 1:8  “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.”

1 Juan 1:10  “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.”

1 Juan 1:9  “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Ciertamente, no puedes desarrollar una relación con Dios, hasta que veas tu propia necesidad, y confieses tus faltas a Él.


Mi Vida Vivida a Su Manera  ¿Listo para un cambio?  ¿Quieres vivir la vida de la manera en que Dios la diseño para vivirla?  La segunda clave para controlar tu arrogancia es entender tu condición caída.

Juzgando a Aquellos a Nuestro Alrededor  Si vivimos una vida de arrogancia, inevitablemente nos encontraremos juzgando a la gente a nuestro alrededor, y esto también nos separará de Dios . . .

Lucas 6:37-38  “No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Nos encanta ver que la gente sea juzgada.  ¿No es eso por lo que nos gusta ver los programas de juicios como “La Corte del Pueblo,” y “La Juez Judy”?  Admitámoslo, mientras que vemos esos programas, estamos ahí sentados, ejerciendo nuestro propio juicio sobre la gente en la TV, y esperando que el juez haga lo mismo.

Mi Vida, Mis Problemas  Finalmente cuando se trata de mi arrogancia, yo también tengo que decir que me gusta juzgar a los demás.  Pero Dios nos llama a ser cuidadosos cuando comencemos a actuar como jueces.

Santiago 4:11-12  “Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?

¿Por qué nos es tan fácil juzgar a los demás?  ¿Es porque pensamos que somos mejor que todos los demás, o es porque nuestros corazones son tan pequeños e incapaces de amar a los demás?  Ora para que Dios te ayude a ver tus propias faltas, y el hecho de que eres igualmente capaz de cometer los mismos pecados de otros, o pide que Dios te haga crecer en un amor hacia los demás, que comience con un verdadero perdón.  Tú nunca aprenderás a amar, hasta que comiences a aprender a ver por los demás antes que por ti mismo . .

Mi Vida Vivida a Su Manera  ¿Listo para un cambio?  ¿Quieres vivir la vida de la manera en que Dios la diseño para vivirla?  La última clave para controlar tu arrogancia es ver tu propio pecado.

Quebrantado y Frágil  Hubo un año, en el que estando en el campamento de verano, cantamos la canción, “Santidad” y Lisa nos estaba dirigiendo.  Hacia el final, comenzamos cantando la parte de la canción que trata con el quebrantamiento, y Lisa observó que no estábamos bien concentrados.  Ella detuvo el canto y nos pidió pensar verdaderamente acerca de este asunto del quebrantamiento.  Después, una de las chicas en su pequeño grupo, admitió que no estaba muy segura de lo que realmente quería decir la palabra “quebrantado” en la vida cristiana.  Dios quiere que estemos quebrantados ante Él.

Salmo 51:17  “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”

Pero, ¿qué significa realmente? Pablo se refiere a nosotros como simples recipientes de barro, diseñados y elaborados por el mismo maestro alfarero.  Él obtiene todo el crédito y el único que puede jactarse.  Nosotros podemos ser hermosos, pero somos frágiles y nos rompemos fácilmente.  No somos nada comparados con Él.  Dios está simplemente tratando de que veamos eso y que entendamos  que necesitamos humillarnos y darnos cuenta de lo que en realidad somos, comparados con Él. Veamos algunas variaciones del Salmo 51:17 para tener una idea de lo que significa el quebrantamiento.  Todas estas traducciones tratan de captar el claro significado de lo que Dios nos está diciendo.

Salmo 51:16-17 “Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.”  

Yo aprendí a alabar a Dios cuando mi orgullo fue quebrantado.  Las vidas con corazón quebrantado, listas para amar, ni por un momento pasan inadvertidas ante Dios.  Como verás, la adoración a Dios comienza cuando termina la auto-adoración.

¿Qué Sucedería Si Vivo Mi Vida De La Manera Que Dios Quiere Que La Viva?  Imagínate una vida en la cual comiences a entender tus propias limitaciones y tu quebrantamiento ante Dios.  Sería una vida en la cual adorarías a Dios por primera vez, y aprenderías a depender del alfarero, en vez de la vasija. . .

Por Cortesia de: http://obrerofiel.com


¿A quién más iremos?




¿A quién más iremos?   Si solo tú nos has dado la verdad, tú eres la verdad. ¿A quién más iremos? Si solo tú nos has librado del temor,  ¿a quién más iremos? Si solo tú nos llenas de amor y de vida eterna, ¿a quién más iremos?  Si sólo tu palabra nos ha abierto los ojos, y nos hizo ver lo maravilloso de tu salvación y tu perdón, ¿a quién más iremos? Cuando nos arrastramos por el suelo, desechados del mundo. Tú abriste tus brazos y quitaste nuestro frío, cobijándonos con tu calor. ¿A quién más iremos? Si aunque fuimos infieles, tú no nos pagaste como lo merecíamos y nos diste la oportunidad que el hombre nos negó.

¿A quién más iremos? Tú eres El Cristo, Mi Mesías, El Ungido, El Hijo del Dios Viviente, La Roca Eterna, Verdadero y Fiel.

Nombre sobre todo Nombre, tú eres Jesús...


Por Hermes Alberto Carvajal

Abre tus brazos a la vida



Abre tus brazos a la vida. No temas si el frío del invierno golpea tus mejillas...

O si el calor del verano despierta el dolor de tus heridas.

Detrás de ti, cual guía soberano: padre amoroso, amigo sincero.

Jesús coloca sobre tus hombros sus manos y, hablando su palabra fortalece tus brazos;

Derramando en ti su poder,  diciendo:

"Estoy aquí, delante de ti, cual guerrero voy peleando.

Detrás de ti guiando tu corazón, tus decisiones, tus pensamientos afirmando.

Es hora de acelerar tu paso y de conquistar la tierra que te he dado.

Es hora de enfrentar la vida sin miedo, tomar la victoria tuya: para ti la he ganado.

Sin temor, abre tus brazos a la vida...”

Por Hermes Alberto Carvajal

Un abrazo de Amor y Consuelo para ti



Si este día has llorado, Jesús conoce el porqué de tus lágrimas. Él es soberano. La soledad duele y aún más cuando los que dicen amarte se van, te olvidan, dejándote fatigado y sin consuelo. Pero no hay nada que esté fuera de su control en tu vida si tú has creído en Él.

Yo sé que dentro de ti puedes entender el lenguaje de amor de tu padre celestial. El sonido de su voz es inconfundible para tu alma. La voz que antes ha calmado tu dolor. Es el mismo de ayer, el que te da alegría y fortaleza hoy. Si escuchas este día su voz no te escondas de Él ni endurezcas tu corazón. Este es el amor que necesitas, el amor que te ha venido a buscar. Es tuyo.

Eres hija, hijo del altísimo. Él te defiende, Él te cuida y aunque hay situaciones que parecen difíciles, Él hará que todo obre para bien.

Primeramente, para gloria de su nombre y porque no te dejará desamparada, nunca, nunca, nunca. 
Estas palabras Él te las habla quitando así las lágrimas que salen de tu corazón:

Yo soy tu Dios, el Alfa y Omega, el Principio y el Fin, con gran gozo llenaré tu alma y por la mañana vendrá tu libertador, tu abogado, tu guerrero protector. Amada mía, yo soy…

Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados
Mateo 5:7

Por Hermes Alberto Carvajal

Recuerda, todos los días encontraras en este tu blog "CONFÍA EN CRISTO" una  palabra de fortaleza para ti y de alimento a tu vida espiritual.

Dios te bendiga, y no dejes de confiar!
Confía en Cristo

¿Cómo ser feliz en Dios?


A continuación te presentamos 10 cosas que tienes que dejar de hacer para poder ser feliz en Dios. Son cosas y actitudes que por más pequeñas que parezcan afectan y empañan el desarrollo de tu felicidad en Dios. Comencemos.. :)


¿Cómo es posible ser feliz en Dios?

Primeramente, debes saber que Dios es producto de felicidad y paz en nosotros, pero nosotros debemos también soltar todo lo que impide que esa felicidad fluya en todo lo que realices, y no te causa tristeza, dolor, estrés y sufrimiento, o frustración.

Dios nos ha llamado a ser libres y estar en plenitud de gozo y paz,
lo cual produce en nosotros felicidad en EL.

Así que hoy que invitarte a liberarte de todas esas cosas y actitudes que te impiden alcanzar tal objetivo. Y poniendo estos útiles consejitos, date la oportunidad de ser feliz en Dios.


1.- Deja de querer controlarlo todo.
Esto es asfixiante. Si de verdad quieres ser feliz debes tratar de dejar querer controlarlo todo. Hay personas que quieren tener el control de todo, y lo que hacen es amargarle la existencia a todo aquel que le rodea y así mismos.

Deja de controlar a tu pareja, a tus hermanos, a tu madre, a tu padre, a los eventos o situaciones, etc... Entiendo que lo que no quieres es que el otro fracase. Quizá sientes que tienes la responsabilidad de velar para que no le suceda al otro lo que te sucedió a ti, pero, entiende que algunas personas aprenden de su propia experiencia, no de la de los demás.

Da tu consejo y deja que el otro sea libre de elegir lo que en Dios le sea más le conviene. Deja a los demás ser como son y que sea Dios interviniendo para generar los cambios requeridos. Tu solo se un ejemplo de inspiración para ellos y ora para que luego logres ver mejores resultados.



2.- Deja de cargar con la responsabilidad de los demás.
Esto es muy importante, cada uno tiene que aportar su grano de arena. Hay personas que cogen todo para ellos solos, y cargan con todo el peso de la responsabilidad. Luego, las personas se hacen los locos y te dejan todo a ti: en el trabajo, en la casa, en la universidad, en el colegio, en la iglesia.

Deja que cada quien aporte su parte, por muy pequeña que parezca. TU NO TIENES que cargar con los compromisos del otro. Coopera, pero no cargues con la responsabilidad ajena. Recuerda: Tu trabajo debe provocar en ti gozo al realizarlo, y no frustración.

Dios quiere que lo que hagas lo hagas con amor, con gozo y con paz. Y cargando con la responsabilidad de todos no podrás hacerlo. Deja que tu trabajo produzca felicidad en ti mediante la voluntad de Dios. 



3.- No siempre tienes la razón.. ¿Qué?
Si, asi mismo es.. Debes recordar y saber reconocer que no siempre tendrás la razón. Sé que a veces es difícil dar el brazo a torcer, pero es necesario muchas veces, porque al reconocer que no siempre tenemos la razón, activamos una actitud de humildad  y es agradable a Dios.

Es probable que los demás no quieran o no están en la capacidad de entender tu punto de vista. Pero, déjalo ir, no vale la pena imponerte y lastimar a los que te rodean.
Si es una situación demasiado estresante, simplemente, ¡déjalo ir!

Discutir y violentarte quitará años a tu vida.
Si te enojas demasiado, cálmate y espera que las aguas vuelvan a su curso.
Si estás en lo correcto, ten paz porque Dios te dará la razón.
Tú mereces ser feliz.



4.- Por qué te preocupa ser aceptado?
Para ser feliz, no finjas ser alguien que no eres sólo para lograr ser aceptado. ¿Qué sucederá cuando te quites la máscara y todos vean realmente como eres? Recuerda que nada queda oculto, todo más tarde que temprano se termina sabiendo. Ademas eso seria mentir y Dios en ello no encuentra agrado pues es pecado y el pecado Dios lo aborrece.

Mejor, se tu mismo, pues aunque no lo creas, eso es lo que te hace ser especial. Esa cualidad única que Dios te ha dado. Por eso eres único delante de Dios.

Le caerás bien a algunos, le caerás muy mal a otros.. más no te preocupes ello, pues no siempre seremos aceptados y amados por todos. Jesús nuestro Señor pasó exactamente por lo mismo.

Deja que las personas te acepten tal y como eres, no te esfuerces, ya que Dios es quien cambiará en ti lo considere necesario, esto siempre que te mantengas depositado/a en sus manos.
Solo recuerda, para ser feliz en Dios no debes pretender ser alguien que en verdad no eres, mas bien se tu mismo, y de la mano de Dios descubrirás tu verdadera identidad.



5.- No te quejes tanto.
Una vez alguien dijo: Al mal tiempo, buena cara!!
Un dicho muy conocido por todos pero con mucha verdad filtrada en El, no sé quién lo dijo, pero de seguro fue alguien muy sabio.

El ser humano pasa por tiempos difíciles todo el tiempo, y es natural que te quejes al sufrir lo que te acontece, sin embargo, cuando en Dios aprendes a vivir en lo espiritual conforme a la palabra de Dios, pasas de lo natural a lo espiritual, cual te ayudará a ver las cosas que no son como si fuese. Lo cual es fe, y por la fe cambiaras tu quejas por alabanzas. Pero eso algo que solo con Dios y con su palabra podrás aprender.

También existen personas que creeme que se quejan hasta de la más mínima cosa. Y no es fácil compartir con alguien que vive quejándose todo el tiempo, absolutamente de todo, aun por pequeño que sea se quejan, cuando hay tanta gente sufriendo por cosas mayores.

Cuando sientas la necesidad de quejarte, mira a tu alrededor, de seguro verás gente con problemas el triple de pesados que los tuyos, y quizá, hasta los veas felices.

Las pruebas producen en nosotros madurez en Dios, crecimiento espiritual, así que en vez de quejarte dale mejor una alabanzas a Dios. Pasa de ser una persona natural a alguien que sabe vivir por la fe en el Espíritu.

En medio de la dificultad, es donde se produce tu mejor alabanza. Y son esas alabanzas las que romperán las cadenas y derriban los muros que obstruyen tu paso hacia Tu Destino en Dios.. Hacia tu Victoria. 

Recuerda: Las quejas solo producen más quejas, la alabanza produce victoria!





6.- Deja de dar tantas excusas.
Para ser feliz no necesitas de tus excusas.. suelta todo eso!
Las excusas te limitan, te estancan y no te dejan vivir tu vida al máximo en Dios.

Hoy vas a decir: Yo puedo, yo quiero y voy a salir adelante
con la ayuda de Jesús que me da las fuerzas!!! -  (Filp 4:13)

Voy a realizar lo que Dios quiere que haga, y voy a parar de darle larga a su propósito en mi.
Hoy voy a terminar ese proyecto tan importante para mí y para mi familia y no lo voy a postergar más, y con la ayuda de Dios saldré a camino y seré feliz conjuntamente con los míos!

Esa es la actitud.. Esos son los pensamientos que deben establecerse en tu mente!!




7.- Deja de criticar.
No somos iguales, si fuera lo contrario.. ¿este mundo sería sumamente aburrido?
Pero, sí existe algo en común entre todos nosotros: El deseo de ser felices.

Jesús dijo a sus discípulos:
"No juzguen y no serán juzgados; no condenen 
y no serán condenados; perdonen y serán perdonados”.
¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: "Déjame sacar la paja de tu ojo", tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano".

Si vas a criticar hazlo adoptando una actitud responsable, no dañina, sino más bien constructiva, que más que crítica, se convertirá en un buen consejo lleno de amor.. Del amor de Dios.

Debes primero conocerte, segundo, tener comprensión y misericordia por los demás.
La crítica dañina agrandará las diferencias entre tú y tu prójimo, impidiéndote completar el mandato de Dios, cuando nos llamó a estar juntos y en armonía y koinonia.
Cierra tus oídos a las críticas y cierra tu boca a criticar, pues esto definitivamente te impedirán completamente ser feliz en Dios, porque te roba la paz, tranquilidad y felicidad que producen las buenas relaciones sociales a través del respeto y buen consejo cuando es necesario.

Recuerda que Dios no nos ha llamado a criticar sino a restaurar. Y para ello no debemos olvidarnos que todos somos imperfectos y que estamos llenos faltas ante Dios. No debemos olvidar que el único juez es Dios, así que no tratemos de usurpar su lugar ante las situaciones de los demás, pues Dios no se complace en tales cosas!

Mejor es orar que criticar, porque muy posible lo que tu ves mal en una vida, posiblemente esa persona este bien en lo que tu estas mal. Es así como Dios mantiene el balance para que nadie se crea mayor que nadie.

Mis amados, seamos sabios con toda sabiduría de lo alto, para hacer las cosas de forma que agrade a nuestro Señor y creador!

Si no tenemos nada constructivo que decir, bajo el amor y el entendimiento de Dios, es mejor callarnos la boca. Aprender a guardar silencio y orar más por dicha situación que vemos mal en nuestro hermano/a, eso creeme que agradará más a Dios y trae paz y felicidad en tu vida.
Si no me crees, intentalo y descubrelo por ti misma.. Para de juzgar y criticar a los demás y ora más.



8.- No te resistas a los cambios.
Los cambios siempre son buenos cuando estos están bajo la dirección de Dios. Ellos nos ayudan a permanecer en movimiento. Los cambios mejoran nuestra vida y la de los demás.
Solo ten siempre presente que Dios siempre sabe el por qué de todas las cosas.

¿No te ha pasado que te cambian algo de repente y aunque te preocupas en el momento, luego te das cuento que al final todo resultó mejor de lo que tu misma imaginaste que sería?

A continuación te contaré un corto testimonio que una hermanita en la fe nos compartió en el instituto bíblico. Con el mismo comprenderás lo dicho en la pregunta anterior. 

Una hermana en la fe del instituto bíblico trabajaba en una de las torres gemelas que estaban en Manhattan, New York; pero un mes antes del ataque, ella fue movida a otra sede de esa compañía que tenía oficinas en dicha torre. La hermana fue movida a una de las cede que están en New Jersey.

Al principio, ella no entendía el porqué del cambio, tampoco le agradaba mucho la idea, el cambio era drástico y ella realmente quería permanecer donde estaba (en la oficina que estaba en una de las torres gemelas), pero fue movida.

Parecía algo malo para ella, pero era algo bueno, y muy bueno.. Pues Dios estaba en el asunto! Dios estaba moviéndose a su favor aunque ella no lo veia ni lo entendía en el momento.

Pasado un mes, un día común a los demás días de labor en este país Estados Unidos, un 11 de septiembre, fue atacado terriblemente este país y fueron colapsadas de una, ambas torres lamentablemente. Todos conocemos la historia.

Hoy esa hermana en la fe está con nosotros gracias a ese cambio que Dios produjo a favor de vida, cuando el enemigo había planificado muerte para ella también. Y aunque ella al igual que muchos otros que lograron salir a tiempo o no fueron a trabajar ese dia, o andaban por fuera, hoy puede vivir; reconocemos también que muchos otros más fueron los afectados, y que fueron muchas las pérdidas. Es algo que no se entiende pero una cosa sé, y es que Dios lo sabe todo y por encima de todo, El sigue siendo bueno.

La Biblia dice: Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran.
Romanos 12:15

Por eso, aunque es una situación dolorosa la que se vivió aquel día, creo que todos supimos llorar con los que lloran, pero también, debemos aprender a reír con los que hoy gozan de poder tener la oportunidad de vivir al salir ilesos por la misericordia de Dios, de esa trágica y dolorosa situación.

Hoy ella puede testificar y dar gracias a Dios!!
Creo que la clave aquí como enseñanza para nosotros es poder contar con el favor de Dios. Llevar una vida de integridad ante la sociedad y de consagración y obediencia a Dios es la clave de poder obtener el favor de Dios aun si uno buscarlo, eso es algo que cae sobre nosotros automáticamente.

De esta forma, ella aprendió a no resistir los cambios, más bien a aceptarlos bajo la dirección de Dios. Y hoy por hoy, eso la hace feliz!!!

Así que, sé feliz y acepta el cambio que Dios ha preparado para ti!!
No te resistas a ellos, y sigue la corriente de Dios, la cual siempre vendrá a tu favor, para saciarte de bien. Solo dile: Señor, haz conmigo lo que quieras, porque sé que siempre haces lo que es mejor para mí.




9.- Deja ir el pasado.
Para ser feliz es necesario que dejes ir el pasado, no es nada fácil. Sobre todo si nuestro pasado fue mejor que nuestro presente o de igual forma si en nuestro pasado pasaron cosas terribles, que no podemos perdonar.

Pero sobre todo y más importante, es que debe aprender a perdonar aun a aquellos que te han lastimado o hecho algún mal. Pues si queremos que Dios nos perdone, debemos aprender a perdonar como Dios nos perdona a nosotros. (Marcos 11:25)

El perdón trae consigo la paz; esa paz que el rencor y el odio nos tiende a robar. El perdón nos libera de tantos sentimientos dañinos que tienden alojarse en nuestro corazón, convirtiéndonos en personas amargadas, rencorosas y frustradas en la vida, con un corazón lleno de raíz de amargura.

Mas si aprendemos a perdonar nos liberamos a nosotros mismos de todo ese peso que desgasta nuestra vida tanto física como espiritual. Perdonar hace en nosotros la diferencia! Nos hace diferentes y agradables a los ojos de Dios y sorprende a los demás, porque como vivimos en medio de una sociedad que no conoce el perdón, se sorprende siempre que ven a alguien perdonar lo que ellos no perdonan. Y es ahí donde aprendes a ser luz en las tinieblas y sal para este mundo insípido. Gloria a Dios!!! Y eso te hará muy feliz, te dará paz!!!

El pasado ya pasó y solo te queda vivir el presente de una forma mejor y agradable a Dios. Ten en cuenta que ahora en el presente puedes realizar cosas que te enorgullezca y te hagan aceptar y ver tu pasado de forma positiva según sea el caso, pues tu pasado será el testimonio que Dios utilizará para ayudar a otros en la misma situación.

No te quedes en el ayer  lamentándote. Vive el presente glorioso que Dios tiene para ti hoy y no pienses que tu futuro será aterrador; al contrario, creele a Dios que habla a tu vida a través de este mensaje hoy, su nombre Jesús, quien te ama y quiere que seas FELIZ!!!

Solo confía que con El TODO será mucho mejor de lo que ayer pudo ser. 
¡Es ahora o nunca!



10.- No te apegues a nada.
El hecho de que no seas apegado a una cosa, no quiere decir que no lo aprecias o no lo ames. Cuando sientes apego a alguna cosa quiere decir que tienes miedo de perderlo. Recuerda que nada es para siempre, lo que si es para siempre es el amor infinito de nuestro Padre Celestial, DIOS.

El amor y el miedo no coexisten juntos, no caben bajo un mismo corazón, de hacerlo atrofian el mismo, y toda tu persona en sí.

Debes aprender a romper este lazo para que llegues a ser una persona: tolerante, pacífica, amable, empático, amorosa. Es algo difícil de explicar, pero te conviertes en alguien que acepta con amor todo lo que le acontece. Aprendes a compartir más y hacer una persona despojada ante la necesidad.

Recuerda que el NO ser apegado a nada más que a Dios, te ayudará a visualizar con claridad las cosas y te hará útil para la obra de Dios.

Simplemente, ama sin apego.. sabiendo que solo somos peregrinos en esta tierra y que nuestra unica mision es cumplir la voluntada de Dios, voluntad que los apegos muchas veces te impiden cumplir por completo.

Porque, qué harás cuando Dios te diga entregame aquello de lo cual estás tan apegado?

Medita en ello...



Esperamos que estos consejos te ayuden a ser feliz en Dios. Pues a veces, aunque le servimos a Dios, no logramos ser feliz completamente ni hacemos feliz a los demás..

No hayamos paz ni descanso por cosas tan pequeñas que obstruyen el propósito de Dios en tu vida. Así que, cuidado con esas pequeñas cosas, que aunque parecen pequeñas tienen grandes reacciones negativas en nuestra vida moral, física y espiritual.

Aplica estos pequeños cambios en tu vida y logra ser feliz verdaderamente en Dios. Dios está dispuesto ayudarte en todo estos cambios siempre que se lo pidas y se lo permitas.

Esto es un análisis personal que realice y resumí conforme lo aprendido al leer el artículo original en Beliefnet. Este con algunas modificaciones conforme lo aprendido en Dios, pues dicho artículo original era con consejos seculares. El mismo, aunque lo modifique, trate de mantener la esencia central de su autor y escrito en beliefnet..).. Dios te bendiga!

Quién escribe, tu hermana y amiga Vanesa Martinez



Confía En Cristo • Un Jardín De Fe
Copyright ©2012-2018 ๑ Vanessa Martinez ๑

Una Actitud Agradecida



UNA ACTITUD AGRADECIDA abre las ventanas de los cielos. Las bendiciones espirituales descienden libremente sobre ti a través de esas vías que te llevan a la eternidad misma. Es más, mientras alzas tu mirada con un corazón agradecido obtienes chispazos de gloria a través de tales ventanas. Es cierto que todavía no puedes vivir en el cielo pero puedes experimentar anticipos de tu hogar final. Tales muestras de las realidades celestiales están llamadas a revivir tus esperanzas. La gratitud te dispone favorablemente a estas experiencias que proveen razones más que suficientes para estar agradecido. Así, tu camino se transforma en una espiral ascendente, siempre aumentando en felicidad.

La gratitud no es una suerte de fórmula mágica; es el lenguaje del amor que te capacita para mantener una comunicación íntima conmigo. Una mente agradecida no implica una negación de la realidad con su plétora de problemas sino un regocijarse en el Señor y alegrarse en el Dios que te salva en medio de las pruebas y tribulaciones. Yo soy tu amparo y tu fuerza, tu pronta ayuda en tiempos de tribulación.

Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación.
—Habacuc 3.17–18

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.
—Salmo 46.1 (NVI)

Mensajitos de Bendición














By MarG


Copyright © 2012-2018 CONFÍA EN CRISTO || Theme Base ๑ GGEORGELYS || Deco-Style and Effects ๑ KOKO KAWAII